Se acercan las vacaciones, y seguro que tu cámara de fotos va a ser ese objeto indispensable en tu equipaje. Muchas veces te habrás preguntado qué accesorios necesitas para conseguir esas impresionantes imágenes de viaje que ves en Internet y las revistas. Aquí te vamos a nombrar alguno de esos accesorios que pueden complementar a tu cámara y tu objetivo (u objetivos).

En función de lo que quieras conseguir, necesitarás uno u otro, pero todos tienen una función determinada para mejorar tus fotografías. Ya sabes, apunta el que quieras en tu lista de deseos y déjalo caer para tu próximo cumpleaños. O mejor pensado, ¿qué tal un autoregalo? 😉

1. Trípode

Sí, el número 1 en esta lista de accesorios. Tu amigo fiel cuando hay poca luz y tus imágenes quedan movidas. Tu compañero cuando quieres conseguir unos bonitos efectos en las fotografías. Con sus tres patas, el trípode te proporciona estabilidad y evita que la cámara se mueva. Coloca la velocidad de obturación que quieras, y tu trípode se encargará del resto.

El trípode se compone de la estructura base, que son las tres patas, y la rótula, que es el accesorio o componente sobre el que colocas la cámara. La rótula puede ir incorporada al trípode de forma inseparable, o puede ir aparte, comprándola de manera independiente.

accesorio-fotografia-tripode

Los principales tipos de rótula para fotografía son:

– Rótula tipo joystick: Con un solo mando para moverla en todo tipo de posiciones.

– Rótula de bola: Como su nombre indica, se mueve mediante una bola que puedes ajustar horizontal y verticalmente.

– Rótula tipo 3D: Te permite tres tipos de movimiento, con tres mandos independientes.

– Rótula tipo 2D: Sólo dos posiciones, horizontal y vertical.

En cuanto al trípode, la parte de soporte, hay que valorar su estabilidad y su altura. Importante que sea de buen material (fibra de carbono, aluminio o madera) para que no se mueva nada y aguante con soltura el peso de tu cámara. En relación, a la altura, en principio, cuánta más altura, mejor. Te permitirá tener una perspectiva más elevada si es necesario.

Lo ideal es encontrar un equilibrio entre solidez, altura y peso del trípode. Si es muy pesado, será incómodo de llevar y puede que acabe abandonado en tu armario.

Además de parar asegurar una correcta exposición, sin trepidación, en condiciones de poca luz, el trípode es muy utilizado por el fotógrafo de interiores y arquitectura para nivelar de forma perfecta la cámara y lograr que las líneas estén rectas.

El trípode también es indispensable para fotografía nocturna, de larga exposición y para conseguir espectaculares efectos con fuegos artificiales, bengalas o luces en movimiento.

fotografia-efectos-especiales

No lo dudes, el trípode y tu imaginación serán buenos aliados para lograr imágenes impactantes.

2. Monopié

Es el hermano pequeño del trípode. Sólo tiene una pata. Pero si lo que te gusta es la fotografía deportiva o de naturaleza, puede ser un gran aliado. Para realizar ese tipo de imágenes, necesitas de objetivos largos y pesados, por lo que reposar la cámara sobre el monopié te permitirá ganar estabilidad y no acabar con agujetas en los brazos.

Aquí no hay tanta variedad como con el trípode. De igual manera, tienes que seleccionar una rótula sobre la que reposar la cámara. En este caso, tiene que ser ligera, acorde con la menor estabilidad del monopié.

accesorio-fotografia-monopie

Existen monopiés con unas pequeñas patitas en la parte inferior, que te dan todavía más seguridad, sin representar mucho peso extra ni un gran volumen.

3. Flash de zapata

Sí, puedes pensar, ¿para qué, si a mí no me gustan las fotografías con flash? De acuerdo, pero puede ser que el flash que estés utilizando sea el de la propia cámara. Un flash directo, unidireccional, y de poca potencia.

El flash de zapata, colocado en la parte superior de la cámara, es un dispositivo con mucha más potencia y que permite mover el cabezal para que rebote. Este rebote, por ejemplo, sobre un techo blanco, conseguirá que la luz se difumine y sea más estética.

accesorio-fotografia-flash

Incluso, con diversos dispositivos (con cable o inalámbricos), puedes separarlo de la cámara y crear iluminaciones casi profesionales. Puedes variar el ángulo, la altura, colocar accesorios delante del flash para difuminar la luz. Todo un mundo de posibilidades.

Cosas a tener en cuenta a la hora de comprar un flash de de zapata:  su potencia (medida en lo que se conoce como número guía, a mayor número guía, mayor potencia), posibilidad de bascular el cabezal, y las opciones de uso (ttl-automático y manual).

4. Filtros

Los filtros son esos accesorios de cristal que se colocan delante del objetivo, normalmente enroscados, y tienen diferentes propiedades, calidades y usos. Eso sí, tienes que comprar el que tenga la medida adecuada al diámetro de tu objetivo.

Los más utilizados son los denominados “filtros protectores”. Protegen el objetivo de ralladuras, manchas, suciedad… Realmente no están construidos para eso. Los que habitualmente se utilizan como protectores, son en realidad los denominados skylight y uv (ultravioleta). Son los más neutros, los más transparentes, los que menos alteran la luz, y por este motivo se usa como protección.

Otro filtro muy interesante es el polarizador. Lo que hace es eliminar los rayos polarizados de la luz. En la práctica, elimina reflejos en superficies metálicas, agua y cristales, e intensifica el azul del cielo (ideal para fotografía de paisaje). Todo ello, eso sí, en función del ángulo de esos reflejos. El filtro polarizador tiene una parte que gira, y que debes variar siguiendo ese ángulo de la luz. Lo bueno es que ves directamente el efecto en el visor y la pantalla de tu cámara.

Los aficionados a la fotografía de paisaje, también tienen otros filtros muy apropiados. Son los degradados. Tienen una parte más opaca y otra más transparente, y lo que hacen es equilibrar dos zonas de la fotografía con diferente luminosidad.

Por último, existen filtros para crear efectos especiales. De estrellas, de colores, para intensificar los destellos… Efectos que puedes recrear con algún programa de edición, pero que directamente puedes conseguir en la cámara.

Conclusión

Le hemos dado un buen repaso a 4 importantes accesorios de fotografía. Ahora te toca elegir a ti cuál es el más apropiado para la fotografía que te gusta y que sueles hacer. Eso sí, si tienes alguna duda, no dudes en preguntarnos. También tenemos nuestra parte de formación audiovisual para empresas y emprendedores La Verbena School, para los que quieran profundizar más en cualquier aspecto del mundo audiovisual.