Cada vez más hoy en día el vídeo corporativo se ha consolidado como una carta de presentación para todas las empresas. Pero, como siempre solemos recomendar a las empresas que se acercan a La Verbena LAB, el resultado de una producción de este tipo debe estar ajustada a tres ejes principales: nuestro público objetivo, el producto o servicio que vendemos y las sensaciones que queremos transmitir en relación a nuestra marca. Conociendo bien estas tres piezas, y definiendo a partir de ellas el mensaje que vamos a trasladar, se puede empezar a construir un vídeo que se acople perfectamente y sea tu escaparate hacia el mundo.

a) Definir el público objetivo: Fundamental a la hora de trabajar y elaborar el guión de la pieza audiovisual. Es muy diferente elaborar un vídeo dirigido a profesionales del sector, con conocimientos técnicos del servicio o producto, que un vídeo cuyo público final es el consumidor.

De igual manera, hay que definir qué tipo de audiencia tiene la marca. Qué franja de edad, qué gustos tiene, cómo nos ha encontrado… cuánto más sepamos de nuestro público mucho mejor. Todo ella marcará la forma en que se desarrollará el vídeo, la forma de dirigirnos, los detalles, el montaje, el lenguaje utilizado… No es lo mismo hablar a personas de más de 40 años, que a millenials.

Ese estudio previo es determinante antes de arrancar. Si la marca no lo aporta, la productora deberá, junto al cliente, analizar ese público final al que va dirigido el vídeo corporativo.

b) Conoce el producto: Conocer bien lo que vendemos a través del vídeo es otro factor primordial. Deben aparecer los valores que aporta y destacar todo lo bueno que va a significar para el consumidor o usuario.

También, si en su producción o en alguno de los pasos de elaboración y puesta en venta del producto, intervienen factores positivos para la sostenibilidad, el medio ambiente o factores éticos de algún tipo, deberán ser incluidos de forma relevante. Cada vez hay más concienciación del consumidor en relación a estos aspectos, y sin duda repercute positivamente en el proceso de atención y compra.

c) Conoce la marca: En unión a los otros factores precios, y relacionados con ambos, otro punto que hay que describir en el trabajo previo, es la imagen de marca que tenemos y queremos trasladar.

¿Cómo es la marca? ¿Cuáles son sus valores? ¿Qué es lo que nos define? ¿Qué imagen queremos trasladar? ¿Qué es lo que hay que destacar? ¿Cuál es la proyección que queremos que reciba nuestro público en relación a la marca? Hay que sacar los adjetivos que definen la marca, sensaciones, colores, actitud…

Cuando tengamos bien definidos estos tres puntos, que nos ayudarán a construir el mensaje que queremos transmitir, empezaremos a elaborar el guión argumental y técnico del vídeo corporativo. Aquí vamos a daros varios consejos e ideas.

1. Define bien el estilo: El mundo del vídeo corporativo es amplísimo, y tenemos que establecer bien qué estilo vamos a seguir. Podemos hablar de dos tipos de vídeos fundamentales, uno centrado en la empresa y el producto, y otro centrado en el consumidor.

En relación al primer tipo, el audiovisual se centrará en el proceso de elaboración, producción y distribución. En cuanto al segundo tipo, el protagonista será el consumidor del usuario o producto, utilizando testimonios de satisfacción. Un tipo de vídeo corporativo híbrido sería el que utiliza ambos estilos, mezclando la parte interna de la elaboración del producto junto a la respuesta del cliente.

consejos-ideas-video-corporativo

2. Selecciona los recursos adecuados: Tenemos el mensaje, seleccionamos el estilo, y ahora debemos elegir los recursos que vamos a utilizar. Podemos utilizar animaciones, testimonios reales, actores, planos de banco de imágenes…

Todo va a quedar señalado dentro del guión que elaboremos. Es primordial para elaborar un plan de trabajo adecuado, con jornadas definidas y con el equipo humano y técnico necesario.

En cuanto al equipo humano, hay que apuntar si vamos a utilizar uno o más operadores de vídeo, si vamos a llevar un sonidista o si necesitáremos de especialistas técnicos en función de utilizar planos con drone, steadycam o gimball.

3. Cuida los detalles: Resulta evidente, pero hemos visto muchas veces como un vídeo corporativo resultaba fallido por un mal sonido o una incorrecta iluminación. Cuida el sonido utilizando recursos profesionales de grabación si vas a incluir entrevistas, elige la luz adecuada (ya sea natural y artificial) para cada plano, utiliza locutores profesionales e invierte el dinero necesario en un buen tema musical. Son algunos consejos obvios, pero que no siempre se tienen en cuenta.

4. El vídeo no debe ser largo: Sí, es el mundo de Internet, de las múltiples pantallas abiertas y del poco tiempo de atención. El vídeo corporativo debe ser corto, cuanto más corto mejor. Así de claro. Si podemos resumirlo todo en dos minutos, mejor que si lo hacemos en seis minutos. La atención decae rápidamente y tenemos que ir al grano, ya que a la mínima el espectador se nos habrá ido. Muchas veces es difícil convencer al cliente que nos contrata de ello, pero hay que hacérselo entender.

consejos-ideas-video-corporativo

5. Ten en cuenta las plataformas de distribución: Es algo que hemos incluido en este lugar, pero hoy en día es un tema capital desde el principio. ¿Dónde va a aparecer ese vídeo corporativo? ¿Va a ser de uso interno y/o profesional? ¿Va a tener como principal canal de distribución las redes sociales?

No es lo mismo comunicar a través de Instagram que a través de Youtube. Lo que funciona para una red de distribución, puede no funcionar para otra. El público y los formatos son distintos. Hoy en día muchas empresas están realizando ya los vídeos pensando en los diferentes formatos y redes sociales. Tenlo en cuenta.

6. ¿Y si arriesgas en tu vídeo corporativo?: Si quieres ser diferente, el vídeo puede ser una herramienta genial para establecer un nuevo estilo en tu marca y conectar de manera distinta con la audiencia. El marketing de contenidos tiene en el vídeo uno de sus principales aliados, y bien utilizado puede generar un engagement con el cliente que se aparte de los modelos antiguos de publicidad.

Utiliza el vídeo para crear contenidos que tengan tu producto como protagonista, pero que no sea vea como un mero vehículo comercial. Construye historias, hazle partícipe al consumidor de tu marca y de sus valores, de una manera no agresiva, sino aportándole cosas. Si lo consigues, lograrás que ese trabajo se comparta y se extienda de manera natural, y no se quede muerto en el canal de Youtube de la empresa.

Conclusión

El vídeo es un maravilloso recurso corporativo, pero debe formar parte de la estrategia comercial de la empresa, como una parte dentro de un ecosistema intercomunicado y que trabaje en el mismo sentido y con los mismos mensajes. Aquí te hemos apuntado algunos consejos, pero el camino debe ser un trabajo compartido entre diferentes departamentos de la empresa, en colaboración con la productora audiovisual. Para cualquier duda, escríbenos.

Texto: @laverbenaLAB | Fotografías: Unsplash