Hay redes populares, muy populares, y luego está LinkedIn. ¿Hay alguien que no esté en LinkedIn? Tal vez no entremos todos los días en nuestra cuenta, pero no cabe duda que es la red profesional por excelencia.

Ya sea como espacio donde subir nuestro currículum vitae, como forma de ampliar tu networking, o como manera de mantenerse al día en tu sector, LinkedIn se ha ganado un espacio único casi sin rivales.

Es hora de darle un buen repaso en forma de guía a esta red, la mejor sin duda para profesionales y empresas.

1. Historia de LinkedIn

El origen de LinkedIn hay que buscarlo en Oxford, donde Reid Hoffman estudió Filosofía. Aficionado a la informática, tuvo la idea de crear una empresa de software. Para ello, se decidió marchar a California, donde el mundo tecnológico estaba en plena ebullición.

Aunque sus sueños se esfumaron al no encontrar inversores que avalaran su idea. Debido a ello, se vio obligado a trabajar para otros. Apple y PayPal fueron algunos de sus destinos.

Consiguió llevar a cabo su idea de negocio con Socialnet, que se convirtió en su primera empresa. Era el año 2002, y el concepto de red social estaba en el corazón del negocio.

Con la ayuda de algunos amigos, consiguió que poco a poco el número de personas conectadas al sistema aumentara. De 112 usuarios, pasó a miles en poco más de un año. Y ya, bajo el nombre de LinkedIn, en 2005, con sólo tres años de vida, el número de personas registradas creció hasta 35 millones.

2. Los datos de LinkedIn

Las cifras de LinkedIn no paran de crecer. En la actualidad, cuenta con más de 500 millones de usuarios registrados. De ellos, más de 10 millones se encuentran en España.

Y son 225 millones los miembros de la red activos, que acceden a la red al menos una vez al mes.

3. Empezando con LinkedIn

Lo primero que tienes que hacer es registrarte, como en cualquier herramienta. Una vez estás dentro, tienes que ir añadiendo los datos de tu perfil. Piensa en ello como si estuvieras escribiendo tu currículum vitae.

guia-sobre-linkedinProyectos que has realizado, empresas en las que has trabajado, con sus respectivos períodos de tiempo. De igual manera, nivel de estudios, idiomas, intereses o cualquier formación académica destacable.

Aquí no hay usos personales, LinkedIn es una herramienta profesional, donde tienes que destacar tus puntos fuertes, tu orientación laboral y hacer una descripción atractiva de tu trayectoria.

Importante también que utilices una fotografía de perfil que de un aspecto profesional. Aquí no valen las imágenes  que subirías a Instagram o Facebook. No quiere decir que no pueda tener un cierto aire “casual”, en función tu ámbito laboral, pero que esté bien realizada y cuidada.

Si hace falta, no dudes en contratar un fotógrafo profesional. Una mala fotografía puede hacer que la primera impresión (tan importante) de quién accede a tu perfil, quede estropeada.

También es importante que añadas los enlaces a otras redes sociales (siempre que aporten valor profesional), a tu web o blog.

Como suele suceder, en LikedIn tienes la posibilidad de editar la privacidad de tu perfil. Puedes dejar que todo sea público, o que determinados apartados (fotografía, titular, publicaciones, detalles…) sean privados o públicos (para tu red de contactos, para todo LinkedIn o incluso para los que no están registrados).

Otra acción que puedes realizar es cambiar la url que te crea LinkedIn por defecto por una url amigable donde figuren tu nombre y apellidos, sin otros caracteres o números.

linkedin-primeros-pasos4. Contactos de primer, segundo y tercer grado

Una vez registrado, y con los datos de tu perfil introducidos, es hora de ir creando tu red de contactos.

De primeras, LinkedIn realiza una primera búsqueda con perfiles que puedan ser similares a tu descripción. Puedes ir enviando invitaciones para crear tus primeros contactos dando al botón de Conectar que figura dentro de la ficha de cada usuario.

Si la invitación es aceptada, ya podrás enviar mensajes directos a esos usuarios.

Estos serán tus contactos de primer grado. Los contactos de estos usuarios, que no tienes en tu red, son los que se llaman contactos de segundo grado. Si te resultan interesantes, puedes intentar conectar con ellos también.

Por último, estarían los contactos de tercer grado, los más alejados de tu red. En este caso, puede ser que LinkedIn te pida, para conectar con ellos, que introduzcas su correo electrónico para demostrar que tienes algún tipo de relación profesional con ellos.

5. Buenas prácticas en LinkedIn

Es correcto ir ampliando tu red de contacto, pero tienes que tener en cuenta que se trata de una plataforma profesional. No añadas por añadir y tener un número mayor de contactos. Es una tontería hacerlo así.

Contacta con perfiles interesantes para tu negocio o sector profesional. De lo contrario, puede ser que esa invitación sea rechazada por la otra persona, o que incluso LinkedIn te impida enviar más invitaciones.

Y una vez el contacto te haya aceptado dentro de tu red, no envíes mensajes “spam” a su cuenta. Te puedes dar a conocer, pero de una manera educada, mostrando interés en el trabajo del otro, y dejando la puerta abierta a futuras colaboraciones. Pero que no sea un simple copia y pega.

6. Publicaciones en LinkedIn

Al igual que otras redes sociales, en LinkedIn puedes publicar contenidos de interés, que van a aparecer en tu muro, y en el timeline de tus contactos.

En relación a estas publicaciones, ten en cuenta que no es una herramienta como Facebook o Instagram. Aquí sólo debes subir contenidos interesantes a nivel profesional, nada que sea personal.

De igual manera, evita cualquier publicación de contenido  político o ideológico.

Colgar contenidos que aporten valor a la red, si es posible propios, hará que tu perfil destaque. Ganar compartidos o “likes” posibilitará que tu alcance sea mayor, lo que seguro redundará en una mayor visibilidad, y podría traerte nuevos contactos, o quizás futuros negocios si te conviertes en una referencia de tu sector.

7. Grupos en LinkedIn

LinkedIn es mucho más que un espacio donde mostrar tu currículum vitae. Por ejemplo, un elemento interesante de la red es la existencia de grupos. Una característica que también existe en Facebook, y que funciona de una manera similar.

buscar-grupos-linkedin-01Cualquiera puede crear un grupo en LinkedIn. Pero también puede pedir acceso a los que ya están creados. Hay miles de grupos, enfocados a diferentes áreas laborales o formativas, o de múltiples intereses.

crear-grupo-linkedinBusca dentro de los grupos, y encuentra los que más se aproximen a tu perfil. En ellos, vas a encontrar información muy valiosa.

buscar-grupos-linkedin-03Tienes que saber que las publicaciones que hagas en los grupos no aparecen en tu muro, sólo dentro del grupo.

8. Las recomendaciones en LinkedIn

Lo que se llaman “social proofs” funcionan en marketing. Está más que demostrado. Sea para comprarte un producto o para contactar con una empresa, el que alguien afirme la fiabilidad del mismo, nos da seguridad y tranquilidad.

En LinkedIn existe algo parecido. Tú puedes solicitar a tus contactos una recomendación. Una recomendación es un texto donde alguien manifiesta y da fe de tus aptitudes laborales. Sea porque ha trabajado contigo o porque ha tenido algún tipo de relación profesional.

Estas recomendaciones van a figurar en tu perfil, y seguro que van a aportar mucho valor a los que visiten tu página.

9. El buscador de LinkedIn

Una de las herramientas más útiles de LinkedIn es su buscador. Debido a la cantidad de datos que dispone la red de sus usuarios, puedes buscar por una multitud de características.

buscador-linkedinPuedes buscar por empresa, por sector, por ubicación o por cargo en la empresa. La cantidad de opciones que dispones es apabullante.

Es una buena forma  de buscar nuevos contactos y ampliar tu networking. De igual manera, para las empresas, puede ser el camino para acceder a la persona óptima dentro del organigrama de una compañía, en la búsqueda de nuevos clientes o proveedores.

10. Páginas de empresa en LinkedIn

En LinkedIn existen los perfiles personales y también las páginas de empresa, algo que nos podría recordar a Facebook.

Estas páginas de empresa nos pueden servir como altavoz divulgativo de las labores corporativas de nuestro proyecto.

pagina-empresa-linkedin– Para crear una página de empresa, tienes que ir en la barra de navegación superior a Productos, y, dentro del desplegable, a Páginas de empresa.

– A continuación, debes rellenar los datos de tu página, el nombre, la url que aparecerá como dirección, y configurar toda la información que nos pide LinkedIn.

– También tienes que subir una fotografía de portada y de perfil. Lo normal es que la fotografía de perfil sea tu logo. Y que la imagen de portada esté relacionada con tu actividad mercantil.

– En cuanto a la descripción, procura que las primeras líneas resuman tu principal activo. Preocúpate por dirigirte a tu target, y darle la solución a los “problemas” que pueda tener.

– Una vez que tengas completado el perfil de empresa, es hora de comenzar tus publicaciones.

– Es recomendable que los empleados de la empresa se conviertan en seguidores de la página, y comiencen a compartir los contenidos. Será la mejor forma ampliar el radio de acción.

– Como decíamos en el perfil personal, hay que preocuparse por cuidar los contenidos del perfil de empresa. Añadir publicaciones que aporten valor a la red, que no se convierta sólo en un mero altavoz de los logros de la compañía.

11. Publicidad en LinkedIn

Aunque será un tema que trataremos en profundidad en un próximo artículo, LinkedIn tiene también una herramienta publicitaria, LinkedIn Ads.

No tan utilizada como otras Social Media Ads, ya sea Twitter, Facebook o Instagram, LinkedIn nos ofrece un valor que nadie tiene. Ninguna herramienta posee tantos datos profesionales de sus miembros como esta red social.

De esta manera, puedes dirigir tu publicidad a públicos muy específicos, ya sea por empresa, sector o puesto laboral. Esa segmentación hará que tus campañas sean perfectas cuando te diriges a negocios o a profesionales.

Publicidad que tiene que tener un presupuesto mínimo de 10 euros al día, y que tiene cuatro grandes tipos de campaña:

– Campaña de contenido patrocinado: los anuncios que aparecen en el timeline de los usuarios.

– Campaña de anuncios de texto: aparecen en la barra lateral.

– Campaña de mensajes InMail patrocinados: mensajes privados que llegan al buzón de LinkedIn.

– Campaña de anuncios automáticos patrocinados: se generan de forma dinámica.

publicidad-linkedin-adsComo sucede en Facebook, también tienes la opción de incluir un “píxel” con código en tu página web y analizar la conversión que estás teniendo, e incluso la posibilidad de hacer remarketing.

12. Conclusión

LinkedIn es la red profesional en la que debes estar. Sea para ampliar tu red de contactos, con vistas a buscar nuevas oportunidades de negocio, para encontrar proveedores o como espacio donde atisbar una oportunidad laboral.

Y si eres empresa, ya debes estar creando una página de la compañía. Pero, como siempre recomendamos a nuestros clientes, donde vayas a estar, que tu presencia sea constante y que aporte valor a la red.

LinkedIn es otro escaparate, que bien aprovechado, puede dar un extraordinario resultado para los que trabajen en sistemas de negocio B2B. Aquí te hemos abierto las primeras puertas, ahora sólo te queda recorrer el camino.